NOTICIAS


  • La participación de las mujeres en la agricultura es clave para alcanzar la seguridad alimentaria, y para el desarrollo económico, ambiental y social sostenible.
  • En México, de cada 100 productores, 17 son mujeres, mismas que son responsables del manejo y la toma de decisiones en la producción de alimentos.

La conmemoración del 8 de marzo es una oportunidad para reconocer y fomentar la participación de las mujeres en la construcción de un futuro sostenible e igualitario para todas y todos.

Las mujeres aportan soluciones a los desafíos más importantes a los que nos enfrentamos. Hoy en día, podemos reconocerlas en varios frentes de lucha contra la pandemia, sumando al del sector salud, el de la alimentación.

De acuerdo con estimaciones de la Organización de las Naciones Unidadas para la Alimentación y la Agricultura, (FAO, por sus siglas en inglés) una cuarta parte de la población mundial trabajan como agricultoras, asalariadas y empresarias en el sector agroalimentario.


Una cuarta parte de la población mundial trabajan como agricultoras...

En México, de los 64.5 millones de mujeres, alrededor del 23 por ciento habitan en localidades rurales. Datos de la Encuesta Nacional Agropecuaria del INEGI (2019) revelan un incremento de en la participación de las mujeres en la producción agropecuaria, pues de cada 100 productores, 17 son mujeres responsables del manejo y de la toma de decisiones en las unidades de producción agropecuaria.

Para Naciones Unidas (ONU), la participación de las mujeres en el sector agroalimentario es clave para alcanzar la seguridad alimentaria, y para el desarrollo económico, ambiental y social sostenible.

Sin embargo, es una realidad que aún enfrentan obstáculos que limitan su participación en esta actividad, y su papel aún es poco visible en las cadenas de suministro agrícola. El acceso limitado al crédito, la falta de titularidad de las tierras, la asistencia técnica, la asistencia en salud y la educación se encuentra entre los muchos retos a los que se enfrentan:

  • Menos del 20% de los propietarios de tierras en todo el mundo son mujeres.
  • En las zonas rurales, la brecha salarial de género llega al 40%. De acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en el campo, el 38% de las mujeres no tiene ingresos propios, frente al 14% de los hombres.

Proteger e incrementar el acceso y control de las mujeres sobre la tierra, así como reducir la brecha en el acceso a los insumos, la educación y los mercados desde una perspectiva de género, es una medida muy importante y decisiva para aumentar la producción agrícola y reducir el número de personas que padecen hambre en 100 a 150 millones.


Reducir la brecha en las tasas de participación

FUENTES: